T5: SEGUNDO PLANO

15.02.16

¡Descubrí que amo hacer Top Five! Y también que este lunes no subí ninguno, así que preparo este con muchísimas ganas.

En todas las historias están, sin falta, los personajes secundarios y no pude evitar sacar a relucir esos que mas me gustan. ¿Comenzamos?

5. Adeline y Emmeline, El cuento numero trece (Diane Setterfield). Estas gemelas llamaron mi atención durante toda la historia. Me mantuvieron reclamándole a la autora cada página por que aparecieran y destrozaran todo a su paso. Su historia es tan trágica  que consigue “oscurecer” el alma de Adeline, y Emmeline (quedándose sin opciones) tiene que apelar a cada orden morbosa que recibe de su pequeña copia. ¡Son tan malvadas! Pero las dos tienen su lado bueno: en un momento, cuando son separadas, demuestran cuanta falta se hacen y que su unión va mas allá de un simple apellido. Creo que durante la novela, con sus cabecitas rojas en escena, sabía que iba a pasar algo malo (y así era).

4. Ben y Radar, Ciudades de papel (Jhon Green). Definitivamente tenían que entrar en este Top, reí muchísimo con sus ocurrencias y frases. Los problemas que afrontan son tan extraños que se vuelven ridículos y cómicos, y sacan a los frikis de la clasificación aburrida totalmente.

3. Vee y Scott, Crescendo (Becca Fitzpatrick). Vee es la única mejor amiga explosiva que, según me acuerde, me gusta. Todas las otras chicas con esas características me parecen tan tontas y agresivas que las odio por completo (autoras, está muy visto la mejor amiga explosiva y borde, estamos hartos); pero ella me agrada mucho. Scott… amor a primera vista. Me encantó que pasara por la etapa de chico mete celos (porque me encantan demasiado) y que después se convirtiera en el fiel mejor amigo. Siempre lo amé.

2. Sam y Patrick, Las ventajas de ser invisible (Stephen Chbosky). El halcón y la mujerzuela son de mis favoritos. Siempre juntos, con una relación insuperable e inquebrantable que acompañada de un excelente gusto por la música da en el clavo totalmente. Sam me parece madura y amigable desde que conoce a Charlie hasta que cierro el libro. Nunca da falsas expectativas, no está necesitada y pasó por cosas duras. Patrick queda genial y le da un toque especial en la historia: no es el típico gay. O quizás si, pero no solo esta ahí para que lloren en su hombro o hablar de ropa de la última temporada, si no que acompaña, sufre, experimenta y es un icono total de libertad. 


1. Rudy y Max, Ladrona de libros (Markus Zusak). El favorito de los favoritos de todo el mundo. En el libro son mis personajes favoritos sin duda alguna. El chico con el pelo bañado en limonada me saca un suspiro siempre que lo recuerdo. Lo podemos ver como un niño alemán al principio y luego, con el paso del tiempo, se convierte en un adolescente que entiende de responsabilidades y conoce la inmoralidad que impregna Alemania. Llena cada párrafo en el que aparece con vida. Max, por otro lado, es un adulto al que se le arrebató todo. Solo puedo decir que tiene poemas y esperanzas y amor saliéndole de los poros.

Sé que tres de esos libros aparecieron en mi Top Five anterior, pero no voy a mentir solamente por no repetir. Creo que me enredé con todos los puestos, espero que se entienda lo que quiero decir (el fangirleo, dios). ¡Nos vemos!



¿Cuál es tu personaje secundario favorito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario